BIOGRAFIA DEL POETA FELIPE CAMINO GALICIA (LEON FELIPE).

Su verdadero nombre fue Felipe Camino Galicia. Sus primeros poemas los firmó con distintos seudónimos, en los que conjugaba su nombre y apellidos verdaderos, pero el de León Felipe, por el que se le conoce hoy universalmente lo utilizó por primera vez en 1919, cuando en Almonacid de Zorita concluyó la definitiva versión de Versos y oraciones de caminante

Felipe Camino Galicia, nació en Tábara (Zamora), el día 11 de abril de 1884, donde su padre ejercía como notario. En dicha localidad nacieron además cuatro de sus hermanos: Julio, Consuelo, Angela y Pablo Leónides. Posteriormente la familia se trasladó a Sequeros (Salamanca), donde nacieron las otras hijas del matrimonio: María, Cristina y Salustiana (Salud o Salud) siete años después a Santander, donde estudio bachillerato. En Valladolid comenzó la carrera de Farmacia (1900) y la continuo en Madrid, en donde la concluyó el año 1906.

Una vez concluida la carrera y con el dinero que obtuvo en un préstamo mancomunado con su padre, abrió una oficina de farmacia en la calle San Francisco de Santander. Según el rótulo que el mismo ordenó colocar, "Farmacia del Centro del Licenciado Felipe Camino de la Rosa", sin que se sepa a qué obedeció lel cambio de su apellido materno por su segundo paterno, pasando así a llamarse como él, lo que desmentiría una pretendida mala relación entre padre e hijo.

Sin embargo Don Higinio, su padre, murió al poco tiempo y el joven licenciado no supo o no pudo llevar al mismo tiempo una vida de tertulias y de juegos con una correcta administración de la oficina de farmacia, por lo que antes de declararse en quiebra, el Licenciado Camino de la Rosa (?) que antes había intentado subvenir al mantenimiento de farmacia con la obtención de fondos adicionales por otros medios atípicos, como por ejemplo con la invención, patente y comercialización de un dentífrico en colaboración con un amigo suyo de la familia Herrera Oria al que pusieron de nombre "HO-KA" (acrónimo de Herrera Oria y Kamino), abandonó la Farmacia y dejó Santander: con la idea de dedicarse a su vocación de actor de teatro. Durante algunos meses anduvo errante por Barcelona, Madrid y muchos otros pueblos del Levante español: como actor de teatro en compañías ambulantes que apenas le proporcionaban medios de subsistencia.

Un mal día los acreedores le localizaron en Madrid y fue a parar a la cárcel de Santander durante tres años, ya que quizás en un ejercicio de auto - punición no quiso recurrir la sentencia. En contra lo que cabría haberse esperado, parece que los años en la cárcel le sirvieron para meditar y estudiar a los clásicos y muy especialmente el Quijote

Al salir de la cárcel su hermana Doña Consuelo Camino Galicia y su cuñado Don Jesús Cadenas y Cadenas, a la sazón Secretario Judicial de la localidad Vizcaína de Balmaseda, acuden en su auxilio y le ponen una Farmacia en dicha localidad.

Son solo unos meses lo que le dura esta segunda farmacia a Felipe Camino pues al cabo de ese tiempo, defraudando una vez mas a aquello que trataron de ayudarle, la abandona, esta vez en pos de la hija de un rico hacendado peruano llamada Irene de Lambarri con la que se fuga a Barcelona.

La aventura no dura demasiado porque al poco tiempo Irene decide regresar con su familia, que partía de nuevo para Perú y le abandona no sin antes dejarle una cierta cantidad de dinero en concepto de préstamo para su mantenimiento, en tanto no encuentra un trabajo estable; préstamo que Felipe se compromete a devolverle y que en efecto lo haría al cabo del tiempo al encntrarse de nuevo al cabo de los años en Perú.

Una vez terminado el dinero del préstamo, tras un periodo en el que pasa todo tipo de penalidades y carencias y dado el estado de necesidad en que se encuentra, decide retomar su carrera de farmacéutico como medio de vida, al menos durante algunos meses al año, siendo en una de aquellas estancias en Almonacid de Zorita donde descubre su vocación por la poesía, Adopta el nombre artístico de "León Felipe" y compone sus famosos "Versos y Oraciones del Caminante" que leyó en el Ateneo de Madrid y supusieron su primer momento de gloria. Hombre rebelde e inconformista como era, no quiso sin embargo aprovecharse de su repentino éxito para conseguir un puesto de trabajo que le hubiera aportado estabilidad económica, sino que solicita un humilde destino en Guinea como administrador de hospitales, lo que le es concedido.

Durante los siguientes años estuvo destinado en Elobey, Bata y Santa Isabel. En Bata denunció un asunto sucio, ya que el director médico se quedaba casi con el 90 % de la asignación por cada enfermo. Cuando le propusieron participar en el negocio se indignó. Parece que sacó poco en limpio de la denuncia, pero cumplió con su deber y tranquilzó su conciencia al tiempo que dio a todos un ejemplo de honestidad, tan es así que el propio gobernador, cuando se fue a despedir, le concedió la Medalla del Muni. Según las propias palabras del gobernador era la primera vez que se concedía a alguien dcha condecoración porque era la primera persona decente que pasaba por allí

Regresó a Madrid para disfrutar la licencia ecuatorial que le correspondía y cuando de nuevo de regreso a los colonias, se encontraba en Cádiz a la espera de embarcar de nuevo para Guinea, con el poco dinero que tenía decidió sobre la marcha comprar un pasaje para viajar a México en barco hacinado con otras decenas de pasajeros en el sollado de un Correo, ya que el poco dinero de que disponía no le daba para un billete en alguna clase superior. Fue un viaje penoso, lleno de privaciones y penalidades ya que ni siquiera el médico de abordo, enterado de que era licenciado en Farmacia, pudo conseguir que el Capitán le autorizara a alojarse en el botiquín como ayudante suyo.

En México conoció a Berta Gamboa a la que acompañó a Estados Unidos donde ella daba clases. Contraen matrimonio y él encuentra también un puesto de profesor en la Universidad de Cornell. Regresa México y sigue estudiando y dando clases, pero la pasión viajera le trae de nuevo a Madrid tras la proclamación de la República, después otra vez a Estados Unidos y a México de nuevo donde publica "Drop a star". Vuelve otra vez a Madrid en 1.934, donde consigue ser nombrado Agregado Cultural en la Embajada Española en Panamá, hacia donde parte con el cargo también de profesor de Literatura. Pero a los pocos meses de llegar a Panamá estalla la Guerra Civil española y vuelve a España para ponerse al servicio del Gobierno de la República tras intentar emitir por radio un discurso de despedida y denuncia de determinadas falsedades e infidelidades, cosa que no le es permitida.

Durante la guerra pasó una temporada en Madrid en la misma casa en que estaban Emilio Prados, Rafael Alberti y María Teresa león. Sus salidas, en ocasiones, consistían en paseos solitarios sin rumbo fijo, otras veces iba a las trincheras y otras vagaba angustiado. Más tarde se trasladó a Valencia donde ya estaban el gobierno de la República y los intelectuales. En Valencia escribió la Insignia, alegato contra los partidismos y partidos que desde la retaguardia, muchas veces, hacían inútil el esfuerzo, casi heroico, de los hombres que luchaban en los frentes de batalla. La lectura en público del poema hizo temer que las iras desatadas pudieran constarle la vida por lo que se trasladó momentáneamente a París, para de allí autoexiliarse en México tras pasar por La habana.

De México ya no saldría, si exceptuamos un viaje que realizó entre 1946 y 1948 a Centro y Sudamérica financiado por su sobrino el torero mexicano Carlos Arruza, quien al regreso de un viaje por algunos de los países de dichas regiones le ha informado de que en algunos de ellos tenía mas "cartel" que él mismo.

En 1956 fallece su esposa, Berta Gamboa, y el poeta queda sumido en una profunda depresión a la que años mas tarde se uniría una grave enfermedad que hacen el diario ABC publique el día 3 de Septiembre de 1959 la falsa noticia de su muerte. No es cierto, desde luego aunque si lo sea desde un punto de vista literario León Felipe ya que el poeta lleva mas de tres años sin publicar nada.

Aún debían de transcurrir otros siete años para que volviese a publicar, haciéndolo en 1966 con ĦOh este viejo y roto violín! Una de sus mejore obras a la que el poeta Prado Nogueria definiría como un "grandioso revoltijo de tripas humanas".

León Felipe Camino Galicia falleció en México dos años después, el día 18 de septiembre de 1968